Ante la gran oferta de mosquetones de seguridad disponibles en el mercado, seleccionar el correcto se presenta como un auténtico reto para los usuarios.
¿Cómo podemos elegir el mosquetón más adecuado en función de cada utilización? Se trata sin duda de una decisión importante, pues un mosquetón inadecuado puede frenar la cuerda y dificultar la operación de dar cuerda o bien acelerar el desgaste de la cuerda en los descensos en rápel (véase esquema).
Por este motivo, antes de elegir un mosquetón de seguridad es importante conocer bien las utilizaciones posibles.

Mosquetones de aseguramiento y rápel

Hay dos tipos de sistemas de aseguramiento : los sistemas en los que la cuerda se desliza directamente (de tipo 8 o asegurador autofrenante de leva) y los sistemas que requieren la utilización de un mosquetón específico, por el que se deslizarán las cuerdas (sistemas de cesta, tubo, placa, etc.).

En el primer caso, es importante que el sistema esté bien alineado en el extremo del mosquetón, por lo que necesitaremos un mosquetón asimétrico (véase esquema).

En el segundo caso, como las cuerdas deben deslizarse por el mosquetón, debe evitarse la utilización de mosquetones asimétricos, por el riesgo de desgaste prematuro de la cuerda en los descensos en rápel o de dificultar la operación de dar cuerda (véase esquema). En estos casos, utilizaremos un mosquetón simétrico tipo pera, con un alojamiento de recepción pensado para una o dos cuerdas (véase esquema).

Mosquetones para elementos de amare

 

En la reunión, puede amarrarse con un elemento de amarre de cuerda dinámica, que no requiere la utilización de mosquetones tipo HMS.

En estos casos, hay que utilizar un mosquetón de seguridad asimétrico, más fácil de posicionar en el extremo del elemento de amarre y en el punto de anclaje.

Mosquetones para reunión

 

Si se utiliza un nudo dinámico para asegurar a uno o varios segundos, es imprescindible utilizar un mosquetón de seguridad simétrico de gran tamaño tipo HMS, para que el nudo dinámico pueda girar y funcionar con normalidad en los dos sentidos.

 

Deberá elegir el tamaño más adecuado en función del tipo de cuerda (simple, doble o gemela).
La sección de la parte más ancha del mosquetón debe ser redondeada, para optimizar el frenado y evitar el desgaste de la cuerda.
Asimismo, este tipo de mosquetón permite autoasegurarse en la reunión con un nudo ballestrinque.

 

Hay que evitar siempre que quede la parte ancha del mosquetón, reservada para la cuerda, en el punto de aseguramiento de la reunión, ya que el acero duro de los pitones y las plaquetas puede rayar el zicral, que es más blando. Los cortes y las rebabas provocadas por este contacto dañarán las cuerdas.